domingo, 23 de noviembre de 2014

TIRSO TRABADILLO, juez progresista del siglo XIX.



Sigo con la saga de la familia Trabadillo de Villafáfila que alumbró diversos personajes que tuvieron proyección nacional..

Hoy voy a hacer un perfil de Tirso, hijo del licenciado Segundo Trabadillo y hermano del Relator, Marcelino Trabadillo, y del capitán Victoriano Trabadillo. 
Desafortunadamente no he conseguido ninguna foto suya, por lo que ilustraré con su bastón de juez, adornado en la empuñadura de plata con sus iniciales T T.






Nació en Villafáfila en 1813 cuando la ocupación francesa llegaba a su fin, a la que se había opuesto su padre. Fue bautizado con el nombre de su abuelo paterno.
Estudió en Valladolid siguiendo los pasos de su padre y de su hermano mayor.

En 1843 con 20 años es nombrado juez de primera instancia de Bermillo de Sayago http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0003320591

Por motivos políticos fue apartado en 1844 del juzgado de Bermillo por no haber querido intervenir  en el amaño de unas elecciones, como era práctica común de otros jueces.

Con el triunfo revolucionario de junio del 1854 y la instauración del llamado bienio progresista abandonó la judicatura y se volcó en la política provincial:
El 19 de junio de incorpora a la Junta Revolucionaria llamada Junta provisional de gobierno de la provincia de Zamora por el partido de Sayago (URQUIJO Y GOITIA J.R. “La Revolución de 1854 en Zamora” Hispania nº 177. 1991.)
En 31.07.1854 Tirso formaba parte de la Junta provisional de gobierno de la Diputación Provincial de Zamora cuando acuerdan envíar una felicitación a don Baldomero Espartero, felicitándolo por su nombramiento como jefe de gobierno, y lo declaran “Generalísimo de los ejércitos” y nombrandolo  GRAN CINCINATO ESPAÑOL: “esta liberal provincia se reserva llevar a las Cortes del Reino la aprobación de este título especial”.



La Época, DIARIO CONSTITUCIONAL DE ESPAÑA, del 8.9.54. califica a nuestro paisano elogiosamente “el diputado provincial Sr D. Tirso Trabadillo, antiguo juez de primera instancia y uno de los hombres más leales y liberales más sensatos que cuenta aquella provincia.”



La Esperanza de ese mismo día, haciendose eco de la información ublicada en el diario La Nación, nos informa de los incidentes ocurridos la noche del día 4, cuando el secretario del Gobierno Civil, se había negado a hacer la guardia que le correspondía como miembro de la Milicia Nacional (se le había declarado exento por su mucho trabajo), y se produjo una manifestación de grupos armados en la plaza, pidiendo su separación del cargo. Alaba la actitud de Tirso, de mantenerse firme a pesar de las presiones expresadas de forma tan extrema.
                                               

                                                                      

La Época de 17 del 10 de 1854 informa de que se presentó a diputado a Cortes por Zamora, quedando para la segunda vuelta,
 ,contendiendo con  Sagasta, Avedillo, Villachica 

 En estas segundas elecciones obtuvo 1.704 votos y no salió elegido.

Después de su experiencia política frustrada en 1855 es nombrado juez de Medina de Rioseco, donde se halla en ejercicio en junio de 1856 cuando se produjeron disturbios callejeros en varias ciudades, entre otras Valladolid y la villa terracampina, donde los grupos extermistas rendieron fuego a varias casas y fábricas de la localidad.
Tirso Trabadillo juez de Rioseco después del incendio de varias fábricas de harinas por tumultos ocurridos en la villa la Iberia publica el 26 de ese mes: “el orden se ha restablecido en aquella ciudad y sigue activamente por el juez de primera instancia señor Trabadillo el procesos de los que aparecen implicados en el tumulto. Este digno funcionario lleva tres días sin desnudarse y descandar un momento. Los presos pasan de 30 y entre ellos hay algunos confesos de su crimen según nos aseguran”.
En Valladolid a los amotinados se les formó consejo de guerra y fueron fusilados algunos http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0001152098
En enero de 1857 era juez de Aranda de Duero.
En el Congreso de los Diputados en abril de 1858 se debatía la falsificación de actas electorales del distrito de Areyns de Mar, en favor del republicano Figueras, y salió a relucir que el juez había sido trasladado al juzgado de Tortosa por el ministro de Justicia, que formaba parte del gobierno de la Unión Liberal, contrario a los progresistas entre los que figuraba el relator Marcelino Trabadillo, ex comandante de la Milicia Nacional, aunque el juez manifiesta que tiene la mejor opinión del juez Tirso Trabadillo.

El juez fue trasladado desde Areyns de mar a Tortosa, por unos incidentes en las elecciones  http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0000111038

Los periódicos progresistas de Madrid le dedican páginas elogiosas, como el panegírico  que le dedica La Iberia el 9 de julio de 1858 al “Juez Tirso Trabadillo excelente funcionario en su larga carrera judicial jamás se ha separado de la senda legal que le marcaban sus deberes separado en 1844 de Bermillo por no haber querido intervenir  en unas elecciones, juez de rioseco en el 55 a riesgo de su vida aprehendió por sí a varios de los autores de los incendios y formá con celeridad la causa debiendose a su celo e inteligencia que se entregara ultimada en pocos días con 18 criminales convictos y confesos. En 1856 ha sido trasladado de Rioseco y desde entonces, merced a esa imponderable conducta de los gobiernos moderados, viene recorriendo ya cuatro juzgados de traslación en traslación, dejando en cambio una memoria inolvidable en los partidos en los que ha sido juez por poca que haya sido su permanencia en ellos. La honradez y la probidad se levantarán siempre sobre la mezquindaz y las pasiones de partido”.



En septiembre de 1859 Tirso Trabadillo, juez de Almansa, acusa a la compañía de ferrocarril Madrid-Zaragoza-Alicante le ha intentado sobornar con 6000 duros y la compañía dice que le va a demandar.



En 1866 es trasladado de Almansa a Haro y  en el 68 es trasladado de Haro a Tortosa

24 de mayo de 1875 es trasladado de Tortosa a San Sebastián, pero fue declarado  cesante el 19 de julio por no tomar posesión,
posiblemente por su intención de volver a la política activa.

Se presentó a las elecciones de 1876 por Villalpando pero no salió elegido. http://hemerotecadigital.bne.es/issue.vm?id=0000526435



Después de este segundo revés político se retiró a Bermillo de Sayago donde tenía una casa, no sé si conservada desde sus tiempos de juez, o adquirida posteriormente, y posiblemente alguna relación extramatrimonial que le impulsó a elegir la villa sayaguesa en vez de su villa natal, donde tenía familia.

Murió soltero y sin descendientes en 6 de marzo de 1879, heredando sus pertenencias sus hermanos y sobrinos de Villafáfila.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siempre son de agradecer los comentarios, críticas y aportaciones para mejorar el blog