miércoles, 15 de julio de 2015

Emilio Montero y Luisa del Teso

Emilio Montero Alonso (1862-1929)




Luisa del Teso Orduña (1871-1949)



Se trata de mis bisabuelos materno-maternos. Hoy comparto esta foto realizada hacia 1920 que conserva su nieta Isabel Fernández Montero. Está realizada por uno de los fotógrafos ambulantes que de vez en cuando pasaban por Villafáfila, sobre todo por la Feria, pertrechados con su cámara y sus telones de decorados. Emilio está con un cigarro en la mano derecha y un pequeño pañuelo en la izquierda. Luisa tiene una rosa y un abanico, probablemente formando todo parte del atrezzo del retratista ambulante.

Emilio nació en 1862 en el seno de una familia de pequeños labradores domiciliados en la Plaza del Salvador. Hijo de de Tirso Montero y de Brígida Alonso, nació del séptimo parto de su madre que todavía dio a luz otros dos hijos. Su madre murió con 55 años (dejó 150 misas en su testamento) cuando él contaba 13 años,  y su padre, procedente de una familia en la que había habido varios clérigos, y que en sus años mozos había estudiado en un seminario de Valderas, incluso en su nombre, su padre solicitó en 1841 la capellanía de los Dragos, ejerció como secretario del juzgado municipal de Villafáfila murió a los 69 años en 1894.
También Emilio realizó estudios básicos, pues se conserva un pequeño libro de Instrucción Primaria con su firma.




 Los hermanos de Emilio que llegaron a casarse y tener descendencia:

 Evaristo (1848) = Alfonsa del Teso, (abuelos de Albino Montero)
                           = Demetria Esteban (Abuelos de Máxima y Emérita Montero)

 Severiano (1851) = Hilaria Costilla Suena, en Otero (abuelos de Damián, Luis, Ignacio Montero)

 Maxima (1857) = Valentín Durantes del Teso (abuelos de los Durantes)

Firma de Tirso Montero y sus hijos Evaristo y Severiano


Luisa era nueve años más joven, nació en 1871, la quinta hija, bautizada también en San Salvador, pues en esta parroquia se incluía el domicilio situado en la calle del Carmen 29. Hija de Justo del Teso Miranda y de Florentina Orduña Romero, labradores venidos a menos, pero que aún en 1894 Justo conservaba una pequeña hacienda que le permitía votar en las elecciones a senadores por ser uno de los 36 mayores contribuyentes del municipio

Elecciones censitarias a senadores 1894

con extensas vinculaciones familiares en la villa.

                                                             Firma de Justo del Teso

Los hermanos que llegaron a adultos:
María "La Cuca"1863 = Casto Rodríguez Rodríguez , (padres de Castuso y Lisardo)
Jorge  1876 "Guire" = Amelia Prieto Aliste de Otero
y Juana 1879 = Emiliano Cordero Tapioles, de San Agustín. (padres de "Ministro")


Emilio y Luisa se casaron en 1892 y se trasladaron a vivir a la parte de la casa familiar que le correspondió a Emilio.
Allí nacieron sus siete hijos: Cirila 1893, Aquilina 1896, Cesáreo 1899, Antonio 1901, Tirso 1905, Pedro 1907 y Leonides 1911.

Firma de Emilio Montero en su partida de Matrimonio
La poca hacienda que habían heredado, los numerosos hijos y una serie de desgracias con el ganado de labor (me contaba mi abuela que se le descornó una vaca en La Cavenes) provocaron que tuvieran que pedir préstamos a los que difícilmente podía hacer frente, llevando consigo la pérdida de las tierras. En 1914 proceden a embargarle la casa, que constaba de una parte alta y otra baja, con corral, establos, pajar y horno, por una deuda de 150 pesetas con Justo García de Revellinos, recurriendo al juzgado d primera instancia de Villalpando que declara nulo el embargo, por incompetencia  y apercibimiento al juez y secretario del juzgado de Villafáfila.




Censo electoral y acta de votaciones de elecciones a concejales de 1893


A medida que los hijos fueron alcanzando edad se pusieron a servir, Cirila en casa de Las Mañeñas, y los hijos como mozos de labranza con diferentes amos, lo que permitió ir paliando los problemas económicos.

Cirila Montero del Teso 1915

Emilio murió en 1929 y Luisa le sobrevivió 20 años viuda, viviendo en la casa familiar con su hija pequeña, Leonides, incluso después de casada ésta, arrastrando toda la vida una tromboflebitis en la pierna que mantenía vendada y apoyada en un pequeño banco que llevaba con ella a todos los sitios.
Durante su viudez seguía recibiendo visitas en su casa de la numerosa familia que tenía en el pueblo, incluso los días previos a su fallecimiento en 1949 cuando los que acudían a velarla en sus últimas noches el humo de los cigarros le acentuaba la disnea producida por la endocarditis crónica que padecía, que paliaba con los remedios de entonces para la insuficiencia cardiaca, la digitalina.

Dejaron numerosa descendencia, que llevaron el mote materno de Cucos y Alondros:

Cirila Montero = José Rodríguez Pérez
                  Rufina Rodríguez Montero
                  Tina Rodríguez Montero
                  José Rodríguez Montero
                  Emilia Rodríguez Montero

Cirila Montero

Aquilina Montero murió en 1911 con 15 años


Aquilina Montero del Teso en 1909

Cesáreo Montero = María García del Pozo: varios hijos en Madrid

Cesáreo  Montero y sus hijos pequeños. Madrid años 40

Antonio Montero = Clotilde Juárez
              Luisa Montero Juárez
              Santiago Montero Juárez
              María Lina Montero Juárez

Tirso Montero = Marina González Cela
              Emilio Montero González
              Marina Montero González
              Paula Montero González
              Luisa Montero González

Tirso Montero



Pedro Montero = Teodora Ruiz Rodríguez
             Emilio Montero Ruiz
             José Montero Ruiz
             Julio Montero Ruiz
             Ángel Montero Ruiz

Leonides Montero = Valentín Fernández Colino
            Valentín Fernández Montero
             Isabel Fernández Montero
             Emilio Fernández Montero
Leonides Montero del Teso



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Siempre son de agradecer los comentarios, críticas y aportaciones para mejorar el blog